15.5.08

Viaje de estudios a Italia, 2008

Después de unas dos horas de avión y un buen rato en el autocar, sobre la una de la madrugada llegamos a un hotel de Brescia, muy bonito, pero situado en un lugar super tétrico. Por la mañana subimos al autocar y pusimos rumbo a Venecia... Hubo un accidente bastante importante - lo oímos en una radio en una gasolinera -, por culpa de la niebla, y tuvimos que estar más de dos horas parados.

Llegamos a Venecia y subimos en el tranceto ese que nos llevó a la Plaza de San Marco. Había tanta niebla... Pero a pesar de eso me pareció una ciudad preciosa. Estuvimos todo el día paseando por la ciudad, cruzando canales, admirando las máscaras...




Por la noche fuimos a otro hotel, a uno en Lido Di Jesolo, cerca de Venecia. Aunque no era un hotel muy lujoso ni nada fue perfecto, y las cuatro dormimos en la misma habitación. Y la comida - menos el desayuno - ¡estaba muy riquísima!

Por la mañana del segundo día visitamos las islas de Murano, Burano y Torcello. La primera fue Burano, con sus casas colores. Verdes, lilas, amarillas, azules, rojas... y los canales eran más chiquititos y muy lindos.



Murano es la isla del cristal, ¡y qué cosas tan preciosas hechas de cristal!


Torcello, el lugar más tétrico donde he estado nunca. No tenia nada especial, pero me gustó.



Comimos y pasamos el resto del día en Venecia. Comimos, paseamos, compramos... En un mercado compré pasta de colores. También máscaras, una pluma de cristal de Murano y no se que más. ¡Cruzamos el Gran canal con una gondola!, pero de las baratas, ¡y eso se movia la hostia! Creía que nos ibamos a caer al agua... Y tuvimos problemas para encontrar agua sin gas.



Al día siguiente visitamos Padua. Tenía cosas bonitas, como ese parque... pero no fue una ciudad que me dejara muy maravillada, que digamos. Comí la lasagña más bonita que he comido nunca, eso sí, y en ese bar-restaurante D se hizo una foto a ella misma pensando que se la había hecho al camarero guapo. Y ella convencida de que era él xD



Por la mañana al día siguiente, salimos del Hotel ya con las maletas porque sólo nos quedaba un día para irnos... Visitamos Verona, la ciudad de Romeo y Julieta, ¡que ciudad preciosa! Visitamos el coliseo, súper grande y bonito; luego la ciudad, la casa de Romeo y Julieta con el famoso balcón, tiendas y centros comerciales... Verona fue el sitio que más me gustó, después de Venecia.

Por la noche fuimos a un hotel de 4 estrellas, el más bonito de los tres en los que estuvimos. La habitación era preciosa, super grande, el baño igual... el unico problema fue que nos separaron de V, porque la habitación era de 3, y hubo bastante lio con eso... por lo demás super bien, ¡me encantó! Menos el desayuno, que no comí casi... Y nada, ¡al aeropuerto, de vuelta a casita!

1 comentario:

juan lu dijo...

lo mejor es la anecdota de des xDD

siempre em riooo cuando me lo contais y cuando me acuerdo


[Lu]