Madrid: Nuestra hermosa capital (Noviembre 2009)

Viaje express a Madrid. Dos días para conocer la capital de nuestro país.

La verdad es que nunca me había llamado la atención visitar Madrid, pero cuando Jose tuvo que ir a hacer unos exámenes en Noviembre y encontró unos billetes por solo 10€ no pudimos decir que no. Al fin y al cabo entraba en mis planes conocer algún día la capital de mi país.

Después de... ¿hora y media? de vuelo llegamos a Barajas, y sin salir del aeropuerto cogimos un metro que nos llevó al centro de Madrid. Después de andar perdidos durante unos largos minutos, sin saber a donde ir, fuimos a comer a un restaurante peruano riquísimo, y de allí a la Puerta del sol... la famosa Puerta del sol, donde la ves enorme por la TV cuando dan las campanadas de año nuevo... Fue mirar a mi alrededor y quedarme: ¿esto es todo?



El oso y el madroño


Esta vez acertamos un 100% al elegir hostal. Teníamos que subir una calle que estaba al lado de la Puerta del sol, girar por otra a la izquierda, y en cinco minutos ya estábamos allí. Por dentro estaba muy bien, con las paredes azulitas y amarillitas, cuatro camas, un sofá, baños limpitos... Bonito y barato.

Salimos del hostal para empezar nuestra visita por la ciudad. Jose ya se había ido a hacer sus exámenes. No llevábamos mucho andando cuando dos chicas nos hicieron firmar para dar una donación a los discapacitados. Pau firmó, Mar firmó... Y entonces un hombre (bastante sexy) dijo: "Os están timando" - "¿Sí?" - "Sí, son Rumanas y os están timando" (y nos enseñó su placa de policía)




La puerta de Alcalá 

Cuando les devolvieron el dinero a mis amigos seguimos andando, y entonces nos paró una reportera argentina de un programa de televisión peruano. La presentadora empezó a hacerle unas cuantas preguntas picantes a Pau. Que si las mujeres fingen el orgasmo, que si él lo ha fingido alguna vez, que si sabía donde estaba el punto G (y él, estudiante de enfermería, le dio una explicación de "libro") Y al final de la entrevista le hizo gritar: "¡¡¡Sexo!!!"

Seguimos con nuestra visita y llegamos a la Cibeles, otra cosa que me quedé mirando en plan: ¿y esto es la Cibeles? Estuvimos en un parque cerca de allí, luego fuimos a la puerta de Alcalá, y por último al parque del Retiro, del cual me enamoré. Fue gracioso porque estábamos los tres medio tirados en un banco, que no podíamos más, y entonces vimos una ardilla comiendo no muy lejos de nosotros, y nos levantamos los tres a la vez de golpe gritando ¡¡¡ardilla!!! y empezamos a correr hacia ella que, evidentemente, se marchó.


El Retiro


El Retiro

Estuvimos bastante rato en el Retiro, paseando, sentándonos, viendo el atardecer... Luego llegamos a la Cibeles y cruzamos un "parque" alargado, no gran cosa pero a la vez bonito, y llegamos al Dios Starbucks. Y allí merendamos mientras esperábamos a Jose.

La Cibeles


Un batido del Starbucks

Después de ir a la preciosa Gran Vía a comprar cupones de la lotería nos pasamos por el hostal a no sé que hacer, y fuimos a cenar a un bar no muy lejos de allí (al lado prácticamente) Le preguntamos al camarero que eran chopitos, y él nos contestó: eeeh, cosas de mar... (y nosotros nos quedamos en plan: hasta ahí llegábamos) Y guando nos los describió, los cuatro a la vez dijimos: ¡chipirons!

Cuando acabamos de cenar nos pasamos por el hostal y cogimos un metro para ir al barrio gay madrilleño: Chueca. Sí, nosotros siempre acabamos en pubs de ambiente, no sé como lo hacemos. Y allí nos quedamos hasta las tres más o menos. Me lo pasé muuuy bien.


Por la mañana del día siguiente seguimos con nuestra visita por Madrid. Antes fuimos a desayunar a un bar que se llamaba Peter Pan, pero no nos dimos cuenta hasta que estábamos comiendo dentro. (Que coincidencia, Peter Pan...) Y una estúpida se "rió" de mi porque le pedí un glaseado, y me dijo que se decían donuts, y yo... claro, son donuts, pero hay dos tipos: de chocolate y glaseados...


La puerta del Sol

Volvimos al Retiro y paseamos bajo ese solecito tan agradable... aunque lo agradable duró poco. Empezamos a caminar y a caminar en busca del jardín Botánico, y nos cansamos tanto de dar vueltas de un lado a otro... y el agotamiento lleva consigo mal humor.

En el jardín Botánico vimos las plantas carnívoras, enanas. Muy bonito, sobretodo ese árbol con flores amarillas.


Árbol del jardín Botánico

De nuevo la inercia nos llevó al Retiro, y allí hicimos algo que resultó divertido: montarnos en barca. Pau y Jose no se coordinan mucho a la hora de remar, y nos reímos mucho. Luego nos quedamos quietos en medio de ese lago artificial, con la melodía de un violín de fondo y el balanceo de la barca. Muy relajante...


En el estanque del Retiro

Comimos en un bar que no estaba nada mal, y la comida estába riquísima, aunque Jose y yo comimos tan rápido que no recuerdo ni siquiera que me pedí. Mientras Pau y Mar acababan de comer nosotros dos fuimos corriendo al hostal a por las mochilas, ya que solo podíamos dejarlas hasta las 16:00 y más o menos ya era esa hora. Con las maletas de 4 personas a cuestas nos tiramos en La puerta del Sol, a esperar a los otros dos... y de allí metro y a la Moncloa.

No estuvimos mucho rato allí. Dimos un paseo por un mercado bastante chulo y volvimos a subirnos al metro, para ir al aeropuerto. Bien, nos hicimos el puto aeropuerto de Barajas corriendo "porque no llegábamos al avión" (Hazle correr a una persona que está medio muerta, y que encima le duelen horrores las zapatillas...) Como la suerte suele estar casi siempre de nuestra parte, llegamos al avión a tiempo ¡Hasta tuvimos que esperar un rato!

Mi opinión general de Madrid es que... ¡me encanta!, y me encantaría volver pronto.

0 comentarios ♥ :