21 junio, 2011

Estos últimos siete días

Desde que entré en la EDIB siempre he estado bastante sola. No es porque no me relacionara con mis otros compañeros - porque les tengo mucho aprecio -, sino porque mis otros compañeros eran tres o cuatro y pocas veces iban a clase, o no coincidíamos (porque yo también soy de faltar bastante) Suele pasar cuando vas a clase por las tardes; solo digo que a la gente le gusta más ir por las mañanas... Pero desde hace dos semanas, sobretodo la semana pasada - cuando empezaron las evaluaciones -, ha sido un poco diferente. He estado con mis compañeros de 2º (yo estoy con un pie en 2º y otro en 3º), sobretodo con Ana y Damián, y me lo he pasado genial, a pesar del estrés, nervios, etc Lo mejor ha sido que nos hemos ayudado entre nosotros con las prácticas. Ha valido la pena pasarnos unas diez u once horas diarias en la Escuela. Cuando trabajas y encima te diviertes con tus compañeros esas horas se pasan volando, a pesar de lo agotado que acabas luego. A eso se le llama buen compañerismo.

Punto y a parte, y no se que estoy haciendo usando esto como una especie de ¿diario?, pero da igual. El viernes salí con mis amigos por el Arenal, y si cuento esto es porque ya he puesto los dos pies en el verano (hasta ahora solo tenía medio, ya que estaba medio clausurada por los exámenes) Ya empiezo a disfrutarlo, ¡y me encanta! Y para rematar ese paso hacia el verano el sábado fuimos a la playa. Escondidos debajo de la sombra de un pino y sin acercarnos al agua, pero estuvimos ahí. Recuerdo que no me gusta nada la playa, pero es sinónimo de verano, sinónimo de vacaciones... ¡y hay que disfrutarlas!

Para finalizar la entrada quiero añadir que mañana acabo el curso y estoy contenta pensando en la libertad, pero también me apena pensar que el curso que viene no estaré con mis compis. Pero bueno, ¡el año que viene de vuelta a la EDIB! (¿En serio estoy escribiendo esto? ¿Con las ganas que uno tiene de acabar la carrera?)

No hay comentarios: