24.6.11

Perdiendo la esencia de San Juan

No diré que la noche de San Juan es mi fiesta favorita del año, porque es Halloween, pero también es una celebración que siempre me ha encantado. Mucho. ¿Y por que me gusta tanto San Juan? Porque es una noche mágica. 

Celebramos el  solsticio de verano, y aprovechamos las energías mágicas que a mi me encanta creer que hay esa noche. Se encienden hogueras, se hacen rituales, se piden deseos... Estar en la playa de noche, rodeados de velas y antorchas, hogueras (no se si viene mucho a cuento, pero a mi me encanta el fuego), con el sonido del mar mezclándose con la música de alguien que toca la guitarra... San Juan tendría que ser así, pero ya no lo es, al menos no donde yo voy, no mis 23 de Junio. Ahora la gente solo piensa en beber, beber... alcohol y más alcohol... y no diré que yo no bebo, porque lo hago (eso sí, con moderación el 85% de las veces), pero no esta noche, esta noche tendría que ser mágica y la gente tendría que disfrutarla sobria. Por eso pienso que los jóvenes españoles estamos acabando con la esencia de San Juan, y eso me deprime un poco, porque yo quiero celebrar esta fiesta como toca, hacerlo bien.



Este año tocó celebrarlo en Cala Mugó, o algo así. Los cuatro del grupo que éramos que llegamos primero llegamos muy pronto, no había nadie aún en la playa, y eso puede tener ventajas e inconvenientes: las ventajas, que pudimos coger sitio sin problemas, evidentemente; los inconvenientes, que cuando los demás llegaron, sobre las diez, parecía que nosotros llevábamos allí una eternidad. O a mi me lo parecía. No se llenó mucho la cala, y era bonita verla con tantas antorchas. La gente era seria, un ambiente tranquilo, y con eso quiero decir que no había locos borrachos por ahí. A las doce escribimos tres deseos en un papel (cuando estaba escribiendo el tercero se me rompió el papelito y no lo pude escribir bien...) y los quemamos en un circulo. Entre que el viento quería llevarse mi papelito mientras se quemaba, y que a mi me costaba aguantarlo ahí porque me quemaba... creo que tiré más arena al agua que cenizas, pero bueno. 

Lo mejor de la noche fue la hora, más o menos, que Pau, Fran, Juanmi y yo estuvimos en el agua. Y fuimos los únicos de la cala que nos metimos. La verdad es que yo (que llevaba dos chaquetas puestas) estuve diciendo toda la noche: no me meto en el agua ni de coña, ni aunque me paguen, ni harta de vino..., pero estaba tan calentita cuando fui a tirar las cenizas que no dudé en meterme. Y me divertí tanto, me reí tanto... Y nos habíamos alejado metros y metros de la orilla, estábamos en medio de la cala - sin exagerar -, y el agua a mi me llegaba a la cintura. Seguíamos caminando, hasta que me llegó hasta los pechos casi, y ya nos rendimos.


Bueno, solo quería escribir esta entrada, más que para contar como fue mi noche ayer, porque me he despertado con esa especie de congoja, además de con mucho sueño aún, al darme cuenta de repente que lo estamos haciendo mal, que en realidad no celebramos San Juan.


Ah, y ojalá se cumplan mis tres deseos. 

1 comentario:

Nana dijo...

Vaya, en Alicante nadie nos metimos en el agua, estábamos demasiado pendientes por si se nos quemaban las chuletas u.u (Sí, hicimos chuletas en la hoguera, chuletas con arena por cierto xD Horrible, enserio. )
Y hacía mucho viento para meternos. Bueno, en realidad esque daba perecilla xDD
Whe, al final me pasé por aquí, a mi también me gustan los blogs personales, y las fotos, así que "Te sigo" :3
Suerte!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...